¿POR QUE ÉL Y NO YO?


¿Hola, hace mucho no hablábamos verdad?, los tenía algo olvidados, bueno tal vez no a ustedes, tal vez tenía olvidada la vida, a mí misma... ¿nunca han tenido esa sensación de querer desaparecer por algunas horas, días ... tal vez meses?, bueno a mi si, y es muy frecuente, es ahí cuando ustedes mis amigos lectores se acuerdan de aquellas crisis de las que alguna vez les hable, pero no se angustien, la soledad no siempre es negativa, de hecho a veces es necesaria, perdernos un poco para encontrarnos de nuevo.

Mientras veía pasar esos días que solo quería que se acabaran mientras me tocaba sonreírle a una pantalla, se comunicó conmigo una yo, le digo una yo, por qué esta bella humana es igual de cejona a mí, tal vez es ahí donde guardamos cada una de nuestras malas decisiones (eso en mi caso tendría mucho sentido) o culpas que al final no eran nuestras, ella me pregunto – “¿dime cómo es posible que a mí me duela tanto querer así?, te leí y me identifique contigo, sobretodo en la carta hecha a alguien que alguna vez llame amor” (no les contaré textualmente lo que me dijo no sean chismosos), pero me pregunto como hacía para poder sobrevivir a aquello que ella sentía, en ese instante me di cuenta que no tenía respuesta, que quería ayudarla con todas mis fuerzas, que quería que se diera cuenta que todas pasamos por esto sin importar características físicas o de cualquier otra, acá no entra mucho el cómo nos vemos, solo el camino que grandes corazones deben tomar para crecer, y es así donde no quería entrar a sonar como frase de  cajón  y decir  - “ fue el tiempo”, pero sería mentira si dijera que a mí me funcionó alguna pastilla , milagro divino, manual de supervivencia o un kilo de helado diario.

Mi historia de un mal amor ya se la saben, hasta el individuo debe saber que circula por mis letras (aunque todos sabemos que no lo merece), pero si me pongo a pesar que fue lo que realmente me sano o incluso salvo, me doy cuenta que no fue otra cosa distinta a mí misma, tal vez no existan secretos, tal vez todo aquello que llegamos a sentir no es otra cosa que un juego mental, que nosotros creamos sin darnos cuenta.

Para no alargarme vamos a payasear mi proceso, y sí; digo payasear porque eso es mi ex, un payaso, y hasta él lo sabe:

  1. Que coños fue eso que tuvimos: a decir verdad, nuestra relación después de meditarlo como personaje externo, fue todo un caos, un completo “tú la cagas y yo te perdono”,  porque me hiciste creer muy bien el cuento de que después de ti el resto eran “gatos”, si… así los llamaba, bastante extraño, creo que su gusto por los animales no se limitaba a las perras que le gustaban (será que era zoofilico?) , acá me gustaría contarles que si estuve con otros después de él y para su terrible teoría, mucho más varones de lo que el alguna vez intento “ser”, ¿es decir si ellos eran gatos, el vendría siendo un pequeño cachorrito? (no viene al caso).Un trauma este sujeto, me genero inseguridades de todas las formas posibles, una vieja tan cínica y directa al hablar se le olvido el poder que tenía en ella misma y hasta llegue a creer y sentir que mi amor era proporcionalmente valorable en mi estatura, es decir estaba jodida, pero ya no hablaremos de su falta de hombría, pasemos de forma rápida a la siguiente etapa.
  2. Me entero de que tiene otra chica:  empieza lo normal y más ilógico que hacemos nosotras, la típica comparación, “que tiene ella que no tenga yo?, en mi caso era obvio, mucho más alta, mas acuerpada, la cara algo varonil, el pelo de dos colores y tatuajes en lugares que ni me quiero imaginar ( y si, se los dice la loca alternativa tatuada calculen),  definitivamente aquí mi título, mi inteligencia, personalidad e intento de tener carisma, valió madres, en ese momento llegue a castigarme con comentarios de … “ella es mejor por eso tiene lo que es mío”, “yo lo amo” (aquí viene la parte chistosa, si… donde me rio de misma y digo, ¿lo amo? Mi hermanito de 9 años es más varón que este, y yo lo amo porque es… ¿un ex convicto o así se ve?,( es que a mí me gusta rehabilitar gamín la verdad) ahora digo lo que “es mío”, dios mío si eso es mío me hubieras dicho y mejor no nacía, he tenido incluso la tentativa de enviarle unas rosas a alguno de los dos porque la verdad ya no se cuál será el varón y darle las gracias por haberse quedado con él, no se imaginan el favor que nos hacen al quedárselos(a), créanme. Acá también se puede presentar el típico caso de él me dejo, es mi culpa, ¿niños(a), de aquí a cuando uno puede culparse por la estupidez ajena?, no sean bobos, el amor se siente, no se pide, no busquen culpables, a veces no los hay, a veces solo es la vida diciéndote “cálmate por que el que es para ti, está a punto de llegar y tú vives metiendo chingones de …madre”, perdón, terceros que estorbarán la llegada del loco (a) que nació para ti, y si esa persona decidió irse sin ti, déjala, siempre llega un punto que mirará atrás y querrá regresar y tal vez seas tú quien feliz ya llegue a estar.Todo esto sucede en el momento que abrimos los ojos, si a usted no le ha sucedido, y aun cree haber perdido algo fresco (a), le va a suceder, y en ese momento cuando escuche su voz o vea su cara dirá – “¡ a lo bien, marica no perdí el gusto si no el asco¡ (aquí aparecen siempre nuestros batallones de amigos(a) con “ se lo dije, es que estaba ciega (o), usted con semejante indio (a), y el que más me dijeron a mí ¡y era bien guisito!, perdón ahí con quienes se los presente fue un momento de debilidad visual”) y tal vez acá se despierte algo de rabia, por haber sido el huevon del grupo de amigos que uno siempre crítico.
  3. Como el manual de superar un error, (ok una tusa) ya lo tenemos, entraremos en la etapa que tiene conexión al título, “por qué él y yo no”:  cuando sucedió toda esta novela mexicana con el zoofilico, su extraña pareja y yo, a mí me entro en la cabeza un enorme “ ¿yo por qué sigo sola ( creo que ya supere este trauma porque sigo sola) y él está feliz enamorado mostrando su nueva mascota? , no entiendo, y llegué a preguntárselo a mis amigas, mamá, papá, hermanos, perritas, vecinos, conductores de ubers, personas que me dieran trago, o cualquier ser vivo.

Nunca tuve respuesta, hasta el día de hoy, cuando me di cuenta que vivir de amores con mentiras, es igual que no amar, que mientras uno peor se porte en la vida y dure más en pagarlo más duro se paga, que las personas vacías andan buscando completarse siempre entre espejismos, que cuando un corazón bonito se cruza con alguien así siempre termina tomando lo poco bueno para crecer mientras que esa lacra niños sigue siendo el mismo(a), pero más aún…cuando solté! Si... cuando por fin solté este capítulo que a las malas me habían impuesto en mi libro.

Fue ahí cuando deje de preguntarme porque él y yo no, cuando deje de buscar excusas para odiarlo, para recriminarlo, es imposible entender los sentimientos y cabeza de alguien podrido, tanto por fuera (mentiras me pase), como por dentro, en el momento en que mi “yo” dejo de querer demostrar que había superado que estaba mejor y feliz sin él, en ese mismo instante que dejo de ser “alguien” a quien demostrarle, su existencia y relaciones desaparecieron para mí.

Poco a poco comencé a dedicarme a mí, a lo que me gustaba, a reírme sola, a ver películas, a comer lo que quería, a cuidarme, a amarme, a conocer a otras personas, y ahí me di cuenta que tal vez si sueno a veces a frase de abuelita... pero entendí que la cura a mi dolor siempre estuvo ahí conmigo, acompañándome día y noche, pues en el momento que me volví mi única protagonista, los extras desaparecieron para siempre.

Recuerden siempre: “Una mente ocupada, jamás extraña a nadie”.

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO